La Raíz – un adiós anunciado y muy triste

Todo comenzaba en Gandía hace más de 12 años. Un grupo de jóvenes amigos se iba uniendo hasta formar una banda de once miembros sobre el escenario y casi otros tantos detrás de él, La Raíz.

Como en cada concierto, Pablo, voz principal del grupo, presenta casi al final del mismo a todos los integrantes de uno de los movimientos musicales más importantes de los últimos años. Casi sin publicidad, sin grandes marcas detrás, sin una discográfica, sin dinero, sin todo eso que se supone empuja a los artistas a la fama, La Raíz ha alcanzado una notoriedad solo presagiada por la calidad y el sentimiento de sus letras y sus ritmos pegadizos y fusionados. Todo se lo deben así mismos, a su equipo y a su público.

Cuatro discos de estudio avalan una trayectoria en la que han recorrido Europa, América Latina y todos los rincones de España con la mejor música. ‘Nuestra nación’ es hoy un himno de los festivales y debería ser un himno general, ‘Nos volveremos a ver’ es un canto a todos aquellos que se han visto obligados a irse lejos para encontrar una vida digna, ‘La hoguera de los continentes’ es un llamamiento a la unidad y la hermandad; ‘Elegiré’, ‘El lado de los rebeldes’, ‘Entre poetas y presos’, ‘Borracha y callejera’, ‘Llueve en Semana Santa’, ‘Rueda la corona’, ‘Jilgueros’, ‘Vendrás’, ‘Guerra al silencio’,... Todas ellas son canciones que han conquistado los corazones y las gargantas de sus miles de fans. Esos que agotan tres fechas en la Sala Vistalegre, que se reúnen bajo la lluvia para escuchar su despedida en Valencia, o que se agolpan en el Viña Rock para dar lo mejor de sí mismos en los pogos.

Vistalegre y el adiós más íntimo

Una servidora lleva disfrutando junto a La Raíz desde 2014. ‘Así en el cielo como en la selva’ se coronaba como uno de los mejores álbumes del año y el Viña Rock lo celebraba con una gran fiesta. Tan solo un año después era prácticamente imposible entrar al recinto de conciertos. Tras muchos festivales, conciertos en salas y noches de fútbol vencidas por la música llega el final, llega Vistalegre.

Antes de iniciar 2018, La Raíz anunció su despedida en la Sala Vistalegre. Agotó la primera fecha en pocas horas. Publica una segunda fecha. La agota en días. Y finalmente la tercera.

Un concierto íntimo bajo la petición de que todo lo que suceda entre esas cuatro paredes permanezca en la retina de los asistentes. Así llega uno de los últimos bolos de La Raíz. Sus grandes temas se mezclan con un ritmo trepidante que solo permite descansar a la mitad del mismo, hay que reponer fuerzas y sentir el mensaje de temas sinceros solo acompañados con la guitarra ‘El Mercurio’ o ‘El tren huracán’. Pablo aprovecha, una vez más, esta ocasión para contar su historia, una que comenzaba en Gandía y que tiene como protagonistas a unos chavales que eran rechazados en una tierra como la suya, gobernada durante tantos años por la derecha, y que poco a poco se hacían un hueco en la música.

Sobran las palabras a la hora de narrar esta despedida. Un adiós anunciado desde principios de año que no deja claro si es el definitivo o no -nunca se sabe qué deparará la vida- pero sí es el punto y final a esta historia de más de una década. Las letras mandan, cuando haya buenas historias que merezcan ser cantadas y siempre que los once estén de acuerdo, volverán. Los temas se suceden, el ritmo no descansa y los pogos cobran un gran protagonismo hasta el desenlace con ‘Nos volveremos a ver’, tema de que nombre a esta gira final y que emociona con cada acorde. 

No importa ni dónde, ni cuándo, ni cómo, solo que nos volveremos a ver con Pablo, Julio, Sen-K, Pacho, Edu, Jim, Adri, Carles, Xavi, Felipe, y Dj Jano.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *