Los grandes momentos festivaleros de 2018

En 2018 ha comenzado ha funcionar Cabeza de Cartel, y para nosotras ha sido un año muy especial. ¡Vivan los festivales!

Cerramos un año emocionante de mejoras profesionales dentro y fuera de este pequeño mundo -cada vez más grande- que estamos creando. Un mundo en el que la música y los festivales, el arte y la cultura, se dan cita para explorar las pasiones, las alegrías, las tristezas, las locuras de borrachera y los conciertos pasados por agua.

2018 ha sido un año de sorpresas festivaleras que para nosotras se resume en 5 momentos, ¿las tuyas?

1. Último Viña Rock

¿Cuándo puedes decir que has madurado?, ¿cuándo eres realmente consciente de que has madurado?, ¿hay un momento clave en la vida para ello?… No lo sé, pero para mí decidir cuál iba a ser el adiós a Villarobledo me ha marcado. Han sido muchos años acudiendo a sus calles para celebrar el Viña Rock, el festival más importante de rock nacional y uno de los más maltratados por los medios -si no es indie parece que mola menos-. El Viña Rock fue mi primer contacto con los festivales y el que me hizo amar este concepto de disfrutar la música, siempre con buen rollo, amor, diversión y sin miedos.

Juzgar el Viña Rock desde fuera es fácil, sobre todo para quienes no valoran el rock nacional o a los asistentes a este encuentro, pero al igual que Ortigueira, son festivales que hay que sentir, que hay que vivir. Festivales en los que la hermandad entre sus asistentes y el buen rollo siempre son la clave, llueva o haga calor la música es lo importante. Bajar la explanada grande hacia Poliakov o Negrita, ir a los baños encima del recinto a primera hora, recorrer la avenida principal llena de puestos y alegría o esperar las largas colas para entrar,… todo es parte de Villarobledo y de los viñarockeros. ¡Por muchos años más, y ojalá que lleguen muchas mejoras en la organización!

2. Primer Primavera Sound

Con el adiós al Viña Rock llega el momento de abrirse a otros estilos y uno de los festivales más lóngevos de España también merece un hueco en mi vida. Primero hay que dejar claro que el fin de semana siguiente a regresar a Madrid compré la entrada para la edición de 2019, por lo que sí, el primer contacto con los 13 escenarios y las más de 16 horas de música que forman este encuentro musical ha sido increíble.

Es un festival completo que es imposible que no guste, agrupa tantos estilos, tantos formatos, tanta música y pasión por la música, que es imposible que no encuentres tu hueco, y es muy posible que no vuelvas a ver a tus amigos desde el primer día hasta el último porque cada uno tendrá su programa de conciertos.

3. Inauguración del O Son Do Camiño

Galicia saluda a un nuevo festival: O Son Do Camiño. Una de las comunidades que más y mejores encuentros agrupa en sus pueblos ha dado a luz a uno nuevo en Santiago de Compostela. Con algunos de los mejores artistas y grupos nacionales e internacionales como Lenny Kravitz, The Killers, Novedades Carminha, Mando Diao o C. Tangana, esta primera cita en los montes de Santiago ha sido uno de los mayores descubrimientos del año. ¡Viva Galicia!

4. Descubriendo -redescubriendo- festivales pequeños

En Cabeza de Cartel somos fans de los encuentros musicales pequeños porque tienen infinidad de ventajas como hemos explicado en este post, y por ello en 2018 hemos vuelto al Ortigueira a ese sentir de la música celta como nada en el que si buscas paz lo encontrarás. También el Canet Rock o el Tomavistas han formado parte de este 2018, porque hay muchas ofertas musicales en España, si quieres disfrutar de la música nada te debe frenar. 2019 ya se presenta divertido con el Juergas, Shikillo, Azkena, Dcode, Les Arts, Río Babel o Low Festival. No sabemos a cuáles iremos, pero la música en directo tiene que vivir.

5. Festivales con nombre de mujer

Este 2018 hemos descubierto festivales pequeños marcados por el feminismo que nos han emocionado. A título personal no estoy 100% a favor de los festivales solo por y para mujeres porque considero que el camino del feminismo pasa por integrar al hombre y que sea un aliado más, es decir, pasa por conseguir que grandes encuentros musicales -como sucederá en 2019 en el Primavera Sound- integren a las artistas femeninas en su cartel de forma que sea parte protagonista del mismo. Dar voz a las mujeres en los mismos espacios que ocupan los hombres, en los espacios que nos pertenecen a todos. Aún así, me parece que los festivales de mujeres son una gran idea que permiten dar mayor visibilidad a muchas artistas y grupos que pasan desapercibidos para el gran público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *