Punk In Drublic Barcelona 2019 – Punk rock para viejovenes

punk in drublic
Crónicas

Punk In Drublic Barcelona 2019 – Punk rock para viejovenes

La primera edición del Punk In Drublic Barcelona congregó a miles de nostálgicxs con ganas de recordar sus años de skate, cinturones de pinchos y acné.

El viernes 14 de mayo Barcelona retrocedió en el tiempo, concretamente a los años noventa. Mientras en el Palau Sant Jordi actuaban unos Backstreet Boys entrados en años, el Poble Espanyol reventaba con la energía de lxs cerca de 5.000 asistentes que se habían congregado para disfrutar de la primera edición del Punk In Drublic Barcelona.

Que el festival itinerante reciba el nombre del mejor disco de NOFX (que por cierto, en julio cumplirá 25 años) no es casualidad, ya que el evento es obra y gracia de Fat Mike, su vocalista. La banda de punk rock californiana encabezaba un cartel seguido por sus colegas Bad Religion, Lagwagon, Less than Jake, The Bombpops. Una combinación más que suficiente como para colgar el cartel de sold out a cinco meses de la cita musical. Casi nada.

Calentando motores

The Bombpops abrían el festival cerca de las 19:00 para poner banda sonora a los primeros minutos de este regreso al pasado; pese a ser el grupo más joven del lineup-cuando decimos más joven, queremos decir de este siglo. Forman parte de las jóvenes promesas del sello discográfico que Fat Mike ha montado: Fat Wreck Chords— en el que también encontramos a Lagwagon y Mad Caddies, al final todo queda en familia por lo que se ve. Por cierto, Jen Razavi y Poli van Dam, junto con  Karina Denike, teclado de NOFX, fueron las únicas mujeres que se subieron al escenario del Punk In Drublic Barcelona.

Escuchamos los últimos acordes de Jerk y Dear Beer desde fuera del recinto, donde una cola interminable amenzaba con ocupar toda la montaña de Montjuïc. De hecho, avanzaba tan lentamente que llegamos al final de Less Than Jake. Pese a ser una situación desquiciante, había buen rollo y educación. Lo único que faltaba era la cerveza. Aquellxs hijos e hijas del Tony Hawk buscaban desesperadamente una lata con la que pasar el rato. Más de un espabiladx cayó en que en el bar de la Real Sociedad de Tenis Pompeya podían saciar su sed. Allí nos dirigimos. Uno de los momentos más divertidos de la jornada fue cuando empezaron a sonar todos los teléfonos de todas las personas que nos agolpábamos alrededor de la barra. Básicamente, eran mensajes y llamadas avisando de que la cerveza itinerante había llegado. El bar se vació en menos que grita un punki pero como solución, no está nada mal.

punk in drublic barcelona gente haciendo cola
La interminable cola para entrar.

Era la primera vez que atravesábamos las murallas del Poble Espanyol, un museo al aire libre inaugurado en 1929 que recoge fragmentos de todos los pueblos del país. Era alucinante verlo hasta la bandera de forofxs del punk rock cuyas edades rondarían la treintena o la cuarentena. Señores y señoras que seguramente se habrían apretado en su primera camiseta de Bad Religion después de un día duro en la oficina. Personas serias con las barbas con restos de ketchup o tragándose su segundo mini en el vaso oficial del festival. Faltaban unos minutos para Mad Caddies y era el momento perfecto para la merienda-cena. Teníamos miedo de que, al tratarse de un festival, la comida fuera cara y mala. Nada de eso, tanto el frankfurt como las patatas que pedimos en uno de los bares del Poble Espanyol eran bastante dignos.

punk in drublic barcelona plaza mayor
Un festival punk rock californiano con vocación de fiestas de pueblo. No puede salir mal.

Pogando sin parar

Vimos a Less than Jake de lejos, mientras saboreábamos el festín y analizábamos el ambiente. Dejaron el terreno bien preparadito, haciéndonos olvidar la amenaza de lluvia con All My Best Friends are Metalheads o el momentazo en el que la mascota del grupo lanzó rollos de papel higiénico al público. Nada como un poco de ska punk y trompetitas para comenar el fin de semana con una sonrisa de oreja a oreja.

Alrededor de las 20:30 sonaron los primeros acordes de Mad Caddies. Las ganas de pogo ya habían llegado y solo hizo falta que prendiera la mecha de Backyard o Monkeys para rematarlas. A partir de ahí fue un no parar ininterrumpido hasta el final del Punk In Drublic. Vamos a ver, si no se poga, no es un festival de punk rock, aunque al día siguiente acabemos hechxs papilla porque no estamos para estos trotes.

Los Mad Caddies nos dejaron bastante arriba, con la euforia a flor de piel. Lo malo es que había empezado a llover y no había mucho sitio donde resguardarse. Para rematar, había vuelto la pesadilla de la cola. Esta vez, para recoger la tarjeta de crédito del festival con la que pagaban las consumiciones (los tokens son cosa del pasado) y posteriormente, pillar un trozo de pizza (con los nombres de los grupos que actuaban, puntazo).

Los Lagwagon hicieron una entrada triunfal iluminando el escenario de azul mientras sonaba la intro de Juego de Tronos. Muy apropiado teniendo en cuenta que aquel lunes se había emitido el último capítulo y, bueno, el monotema sigue persiguiéndonos a día de hoy. Hubiera molado que apareciera algún Caminante Blanco blandiendo una guitarra pero en vez de eso, arrancaron con Razor Burn y de nuevo, el pogo. Quizá fue que caía el diluvio universal, quizá que ya empiezan a estar cascadetes, pero el concierto no fue tan redondo como se esperaba. Al menos nos dieron lo que buscábamos con Violins y May 16.

Mad Caddies en el Punk in Drublic 2019
Mad Caddies

Bad Religion y NOFX, los más esperados

Cerca de las 22:30 llegaba el plato fuerte del festival, Bad Religion. Lo de plato fuerte va porque fueron los que más se lucieron, y la lluvia no les impidió brillar (o mejor dicho, arder, ya sabéis, como Los Angeles). Greg Graffin no necesita llevar pintas para demostrar que es uno de los padres del punk rock californiano. Con su pelo blanco rapado y camisa oscura, parecía el típico señor que mete bronca a tu generación diciendo que dejes las maquinitas y los guasaps y salgas a protestar por tus derechos; al menos esa fue la sensación que daba con 21st Century Digital Boy. La euforia de las primeras filas hacía imposible grabar o hacer fotos del concierto. Quien lo intentó se quedó sin móvil, tal cual. Diluviaba, había puñetazos, cuernos al aire, patadas, ollas, personas volando entre el público para chocarla con la banda… Nunca la frase de Fuck Armageddon This is Hell adquirió tanto significado.

Bad Religion aprovecharon para tocar algunos temas de su nuevo trabajo, Age of Unreason (2019) y cerraron con Sorrow, American Jesus y Punk Rock Song. Como para perder la cabeza.

Los primeros serán los últimos, por eso los NOFX cerraron la velada del Punk In Drublic Barcelona. Salieron al escenario vestidos de fantoche entonando un ¿Están listos cabrones? Hubo chanzas y gresca, pero también buena música, aunque fuera difícil tomarse a Fat Mike en serio con su vestido a rayas (que por cierto, vendían en la zona de merchandising) y las gracietas. Por suerte, entonaron himnos como Murder The Government, Dinosaurs Will Die o Don’t call me white. Karina Denike se lució en I’m so sorry Tony y el grupo cerró con la mítica Kill All The White Man.

La salida se hizo incómoda, especialmente entre lxs que no llevaban chubasquero. Lo habíamos pasado genial pero teníamos unas ganas locas de resguardarnos. Lxs que tuvieron más aguante continuaron la juerga con la after party que se celebraba en la Sala Upload, con Anti-Flag como maestros de ceremonia.

El Punk In Drublic también se pasó por Madrid (14 de mayo) y Vitoria (18 de mayo). En las tres ciudades ha arrasado, por lo que esperamos que

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *